Laberintos en el jardín

Laberintos en el jardín

Los laberintos en el jardín son una constante desde casi la misma concepción de la definición de jardines. De hecho, fue Plinio el joven el primero que hizo referencia a los laberintos. Concretamente al laberinto en el jardín de su villa de la Toscana. Hoy en día podemos ver los jardines sobre todo en los históricos, pero también en muchos jardines de nueva planta.

Los laberintos que nos hablaban en la antigüedad no eran tal como los conocemos. En un principio los laberintos no estaban diseñados para transitar por ellos, sino para su contemplación. Entonces eran un simple dibujo en el pavimento, sin elementos vegetales.
Con el tiempo los laberintos se convirtieron en lo que hoy conocemos, en un lugar de entretenimiento dentro del jardín. Así se fueron formando de setos y añadiendo elementos como glorietas, bancos y estatuas.

Laberintos en el jardín: Laberinto de los jardines de Cockington Green

(CC) Michael

Hay básicamente dos tipos de laberintos. El clásico (también llamado cretense o univiario) que es el que tenía un solo camino, sin bifurcaciones. Se llega al centro por una única vía. Con una sola puerta para entrar y para salir. En ellos no es posible de perderse en ellos a pesar de su aparente complejidad.

La leyenda del Minotauro y su muerte a manos de Teseo resume la simbología inicial de lo que significaba un laberinto. El laberinto es un proceso, es un viaje, un viaje interior, un proceso de cambio, un proceso iniciático. En este laberinto el Minotauro está en el centro, es como una proyección de nuestro ser oscuro, la parte instintiva, salvaje. Aquella que debemos de matar saliendo del laberinto.

De este mito del mismo no existen referencias coetáneas a la leyenda sino posteriores. Parece que, según suelen indicar historiadores, este mito fue creado por los griegos para mostrar la crueldad cretense. Se Toma como base la estructura compleja del palacio de Cnosos. Esta estructura se complicó aún más en la época romana, que pasó a ser cuadrangular y que posterior se cristianizó apareciendo los símbolos cristianos.
Con la cristianización de los laberintos la simbología que tienen estos cambia. Pasa a ser el complicado camino que el buen cristiano debe realizar hacia la salvación.
De este tipo es el laberinto de la catedral de Chartres. Formado por pavimento de baldosas blancas y negras que se encuentra en el eje de la nave central. Estas baldosas conforman un camino que llevan al centro.

Laberintos en el jardín: laberintos Catedral de Chartres

(CC) Daderot

El otro tipo de laberinto son los laberintos de mazes. Estos son laberintos que tienen bifurcaciones, con lo que es fácil perderse dentro. Además, pasan a construirse con setos. Los laberintos ya no tienen una sola entrada. Pasan a tener múltiples caminos interiores que pueden llevar al centro, a un callejón sin salida o a otro camino que tampoco es el correcto. Este tipo de laberintos aparecen en jardines ya en la edad media en el siglo XII en Inglaterra y se difundieron progresivamente por toda Europa. Teniendo gran auge sobre todo en Francia e Italia. De esta época hay que destacar los de Andre le Notre en Versalles y el de la Villa Pisani en Italia.
A finales de la Edad Media el simbolismo con el que nacieron los laberintos se pierde y toma simplemente el carácter estético, lúdico e incluso erótico dada la intimidad que dan.

En ese momento los laberintos son más “civiles”, en cuanto que la función se vuelve menos simbólica y más lúdica. Los diseños originales de los laberintos se repetían en los nuevos que se construían. Si bien, la tendencia era construir laberintos cada vez más grandes y complejos.

Tras el auge de los laberintos de setos que se da en los siglos XVII y XVIII. En estos siglos se aconsejaba la construcción de laberintos al ser parte esencial de un jardín bien ejecutado.

Laberinto en el jardín: Glendurgan Garden Maze, Cornwall, England

Con el colonialismo también se expanden los laberintos a otros continentes. Si bien, en algunos de estos lugares ya había laberintos autóctonos enclavados dentro de sus culturas.

Muchos de los laberintos en jardines de la antigüedad ya no existen. La naturaleza juega en contra de esta conservación. Si se deja de cuidar se desdibuja y deja de existir al fundirse las plantas que los conforman. Sin embargo, si quedan constancia escrita de la existencia de estos. El laberinto probablemente más antiguo conocido es el de Hampton Court de Londres, que fue plantado en el año 1690.

Tras todo esto los laberintos decaen. Dejan de realizarse tantos como anteriormente. Si bien vuelven a realizarse bastantes cuando en el siglo XIX se crean numerosos parques y jardines públicos que aún se conservan en la actualidad.

Es hasta llegados la segunda mitad del siglo XX hay un cierto resurgir de los laberintos. Se crean laberintos en parques temáticos, se reconstruyen los antiguos o se crean otros que parten para ser atractivo turístico. En España por ejemplo se realizó en la zona de Hospital de Órbigo un laberinto realizado en plantación de maíz durante varios años.

Laberintos en el jardín: laberinto de Longleat Maze

(CC) Niki Odolphie

Hoy en día hay laberintos no solo en jardines, se ha vuelto en muchos casos un punto de atracción turística como hemos indicado. Se hacen así laberintos con distintas especies. En los jardines son un punto de atracción del visitante. Plantea un reto al visitante del jardín interactuando con este al aceptar o no el reto de adentrase en él.
Si tienes ganas de seguir este reto, y de paso visitar alguno de los bellos jardines en los que se enclavan, aquí tienes algunos de ellos:

  • Laberinto de la Granja – Ubicado en la parte segoviana de la Sierra de Guadarrama. Es uno de los laberintos más grandes y mejor conservados de España. Y es complicado de resolver, puesto que se realizó al doble del tamaño del diseño original. Lleva entre una hora y hora y media en recorrerlo.
  • Laberinto del Jardín de los Reales Alcázares de Sevilla – En este jardín renacentista podemos encontrarnos también un laberinto. Es el heredero de uno anterior, y se construyó a principios del siglo XX (1913).
  • Laberinto del Monte de San Pedro – Este es uno de los laberintos construidos recientemente. Está situado en La Coruña y tiene la peculiaridad es que está en un monte con unas impresionantes vistas de la ciudad.
  • Laberinto del Capricho de la Alameda de Osuna – Esta joya de los jardines madrileños encontramos también un laberinto. Conforma uno de los “caprichos” que encontramos repartidos por estos jardines. Como curiosidad tuvo que ser reconstruido tras aterrizar de emergencia en él un avión de Iberia en 1948.
  • El parque del laberinto de Horta – En Barcelona está este parque al que da nombre al jardín. Está ubicado en la antigua finca de la familia Desvalls. En este parque se incluye un jardín neoclásico del siglo XVIII y otro romántico del siglo XIX.
  • Plantación de Dole – Situado en Oahu, en Hawái. Es laberinto más largo del mundo. Está compuesto de 11.400 plantas nativas y tropicales, su recorrido cubre 4,8 Km. También lo ha colocado online, donde puedes intentar recorrer el laberinto.
  • Laberinto de Ashcombe – Es el laberinto de setos más antiguo de Australia. Tiene plantados más de 1000 cipreses y miles de metros de caminos. Los setos son de más de 3 metros de altura y de 2 metros de espesor.
  • Laberinto de Reignac-sur-Indre – Situado en Francia, abrió hace una década. Es un laberinto cambiante que desaparece en invierno para volver a nacer en primavera.
  • Laberinto de Villa Pisani – En este listado de ejemplos de laberintos no podía faltar uno de un jardín italiano. Enclavado en la Villa Pisani, cerca de Venecia, fue creado en 1720 por Girolamo Frigimelica. Está compuesto por nueve círculos concéntricos y en el centro se encuentra una torre coronada por una estatua de Minerva (diosa de la razón y mecenas de las artes).
  • Laberinto de Borges – También en Venecia, es un laberinto creado por la Fundación Cini en su sede de Venecia (ciudad que amaba Borges) y junto con la Fundación Internacional Jorge Luis Borges para homenajear al escritor con motivo de los 25 años de su muerte. se encuentra este laberinto. A este laberinto le dedicamos una entrada en Plog.
Para saber más sobre laberintos en el jardín

-Página web de la Plantación de la empresa Dole y su laberinto.
-Web en inglés sobre laberintos: Labyrinthos.
-Otra página sobre laberintos: http://laberintos.weebly.com/.
-Página sobre los laberintos, en la que incluso puedes encargar uno: http://www.labolab.net/.
-Página web de Villa Pasani.
Artículo de Wikipedia sobre laberintos.

Ingeniero técnico Agrícola, Master en Paisajísmo y jardinería y estudiante de Ciencias ambientales.

2 Comentarios

  1. rufino 11 meses hace

    Muchas gracias por el articulo no sabia que en España tenemos algunos de esos magníficos laberintos naturales.

  2. El Césped 10 meses hace

    Muy bueno el artículo. con gran cantidad de ideas y de referencias. Yo prefiero los laberintos de boj por su olor. Me encanta.

Deja un comentario

Close
 
Por favor síguenos!!
Pinchando en alguno de estos botones
nos ayudarás a
conseguir mejores artículos